Punto y como

Banquetes navideños


Pensar en los festejos navideños sin pensar en la comida es casi imposible. Sabemos que de casa en casa, de cultura en cultura, las comidas navideñas tienen un toque especial que las distingue de cualquier comida que consumamos en un acto cotidiano. La magia de la dimensión social de la alimentación está en los significados que le damos a la comida dependiendo de la ocasión en que son compartidos por una comunidad. Y los banquetes navideños son una muestra de este sentido compartido.

Por ejemplo, ¿cómo es que el pavo es indiscutiblemente asociado a los festejos de Navidad independientemente del país donde se esté festejando? ¿Por qué los romeritos son un alimento típico navideño y de la cuaresma de la región centro del país? ¿Por qué en diferentes culturas encontramos dulces y postres que son típicamente preparados y consumidos en época navideña.


Para entender el origen de los romeritos, no nos podemos desligar del pasado evangelizador de la colonia en México. Muchos antropólogos están de acuerdo en afirmar que la Navidad es de esas pocas festividades de origen religioso que han trascendido esta connotación para convertirse en una festividad civil, incluso en algunas ocasiones de carácter laico, que trasciende los credos. Sin embargo, los romeritos sí tuvieron un origen vinculado a un ámbito religioso, pues se dice que fue una de las preparaciones nacidas en los conventos como una manera de economizar por parte de las monjas, ante la falta de carne para crear un platillo de fiesta. Dado que carecía de carne, se adaptaba también muy bien a la época de cuaresma.

En casi cualquier cultura encontramos dulces y postres de la época decembrina: buñuelos, panettone, pan de especias, galletas de jengibre, galletas de espéculos, troncos de Navidad, por mencionar algunos ejemplos. El indicador común a todo esto es que el sabor de lo dulce ha sido relacionado con la recompensa, en el origen de muchos de estos alimentos, con la recompensa por haberse portado bien durante todo el año. En la época navideña, estos alimentos son de los más regalados entre amistades en todo el mundo.

Los tiempos cambian y, posiblemente, en algunos siglos algunos platillos navideños surgirán y muchos otros que no sean consumidos desaparecerán del imaginario que los relacione con la Navidad.

Así, podemos entender que lo que hoy consumimos y asociamos a los banquetes navideños tuvo un origen histórico con características sociales que explican su consumo al día de hoy Al interior de las familias, existen recetas de ensaladas, de carnes, que en ocasiones trascienden generaciones pero que sólo se consumen en estas épocas y que no son conocidas más allá de la familia. Habrá quienes prefieran ahorrarse tiempo en la cocina y tomar alternativas que ofrece la oferta comercial. De cualquier manera, el banquete navideño ocupa un lugar preponderante en estas épocas, porque la comida ha sido y seguirá siendo un medio de cohesión social.


Publicado originalmente en El Economista

#navidad #cocinamexicana #fiestas #historia

POSTS RECIENTES
BUSCAR POR TAGS
No hay tags aún.
ARCHIVO
  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle

© 2017 by EMEX todos los derechos reservados

Liliana Martínez Lomelí